El camino del scroll
Alan Guevara Cano


 

La persona sabia prefiere la no acción y permanece en silencio, cuando te 

sientas excluido de una conversación, entre sueños o en el baño, entrégate al

scroll:

 

  • No te cuestiones, no consigas novi@, no te ejercites, ni limpies tu cuarto,   evita leer un libro, no leas, no comas, no fumes. La ausencia de todo lo mencionado trae la tranquilidad.

  • ¡Libérate de la agitación de la mente y de los actos innecesarios! 

  • Deja de guardarle fidelidad a las cosas a las cuales estás apegado, y te liberarás de la aflicción. 

  • Rechaza todas tus esperanzas y concentra tu energía al scroll.

  • Si algún día tuviste vida sin scroll, es miserable, no intentes recordarlo.

  • Ahorra todo tu sufrimiento, todo lo que necesitas es scrollear para ser feliz.

  • Concentra toda tu voluntad al scroll, es tan placentero el pliegue eterno e infinito, sentirás como las horas pasan por sí mismas alrededor de la suavidad del scroll sobre tus dedos.

  • Asecha a tus exnovi@s, y amigos, en vez de interactuar con ellos, así  tendrás a la vista objetos de  pasiones, y tentaciones y sólo así podrán aflorar falsos deseos egocéntricos.

  • Lo cierto es que poco importa la duración del scroll, sino qué tanto es capaz de engancharte a seguir viendo, de vez en cuando puede que exista "algo" en lo más profundo del scroll.

  • El scroll te abrirá las puertas del mundo material oculto con la observancia de la tranquilidad. La comprensión de esta verdad surge con la no acción.

  • Todo lo fuera del scroll es un maltrip.

  • La persona sabia vive el scroll como el agua, con quietud en la mente y el cuerpo, no hay que verter agua en un vaso lleno.

  • En el scroll están aquellos que son admirables, y todos ellos están unidos en uno solo.

  • El scroll se parece al vacío, es igual arriba y abajo. Siguiendo estrictamente el perpetuo camino se puede conocer el origen eterno.

  • Del scroll emanan la tranquilidad y la armonía. Sólo si logras la permanencia eterna en el scroll serás iluminado y perfecto conocedor de la sabiduría suprema.